martes, 24 de agosto de 2010

EL REFLEJO CÓNCAVO

 

espelho4

 

Yo merezco ser feliz...ese podría ser un título para una novela de autoayuda pero también el epitafio para muchas mujeres que han sacrificado sus deseos anteponiendo los de otros.Da igual si estos son sus hijos o sus parejas o simplemente sus amigos o familiares.Todos tenemos el mismo derecho a ser felices y a disfrutar de una parcela de nosotros mismos solo para nosotros mismos.

He visto ya algunos casos de mujeres que aunque tienen muchas cualidades se dejan aniquilar por el deseo "superior" del ser al que aman.Y he visto como eso luego revierte en rabia y en amargura.No se debe dejar de ser yo

para ser TU-YO.

Pero hay veces que la marea del sentimiento puede a la de la razón.Y el reflejo en el espejo cóncavo acaba dándote una visión turbia y sepia de lo que pudo haber sido.Como un trozo resquebrajado y añejo de un film antiguo...mudo.Las ilusiones muerden las esquinas de la desesperación y solo encuentran la salida cuando estallan en mil pedazos y el alma que estaba catatónica vuelve a la vida.

Jack044

Las lagrimas ayudan a filtrar parte de la luz que llevas dentro...

4 comentarios:

Houellebecq dijo...

Ese es el problema, que ninguna de esas mujeres lo hace conscientemente. Es una fuerza más grande que ellas. He conocido y sigo conociendo tantas... Pero aunque los hombres tengan más rasgos egoistas en ese sentido pues... También los hay que se sacrifican por otra persona. De momento no soy de esos. Por suerte. Espero que a tí no te ocurra esa enfermedad que se llama "renunciar a mi felicidad por la de otro". Besos.

Paco dijo...

Debo decir que hace un siglo que no pasaba por aquí y tengo suerte de hacerlo hoy y ser uno de los primeros que comenta este interesante texto sobre la anulación del yo en favor de una relación estable de pareja.

Creo que las relaciones son un sacrificio constante, hay días en que piensas que realmente no te compensa ese sacrificio y en que querrías ser solo, estar solo, vivir solo y no tener que preguntar "¿vas a mear tú también o tiro de la cadena?", pero luego lo piensas fríamente otras veces y ves claro que si no fuera por ese sacrificio constante y esa relación tu vida entraría en una autodestrucción absoluta sin motivación alguna.

El problema está en saber superar esos momentos de indecisión y en que no te bombardeen de forma constante las dudas.

Fui algo duro, o bastante duro, contigo a raíz del Mundial que ganó España, y me arrepiento por ello.

Un abrazo bichero.

Paco dijo...

Por cierto, se me había olvidado, vaya decoración que le has puesto al blog, tiene uno la sensación de haber tenido que salir al espacio exterior para poder leer tus cosas, y aun así lo hace entre neblinas astrales... Pero no queda mal.

LISSI dijo...

Pues he de reconocer tristemente que en algun momento de mi vida lo hice...pero creo que aprendi de esa experiencia y que nadie mas conseguira aniquilarme por prevaler sobre mi, Houellebecq.Besos

Paco...Paco!!!Es que me parece increible que te dejes caer por aqui despues de tanto tiempo.Gracias.
Y si,me dolio tu comentario en lo referente al mundial pero tu disculpa ha sido capaz de borrar ese mal recuerdo...para cuando una cervecilla o reunion para contarnos que tal nos trata el mundo?(Prometo pasarem por tu blog)
Las mujeres o los hombres que sacrifican su persona por la de los demas(cosa que tambien indica Houellebecq) es un tema que cae por muchas razones aqui...creo que ultimamente he visto demasidos ejemplos ,de ellas sobre todo.
El cambio de blog pretende ser tambien un cambio interno...pero creo que unicamente yo lo noto jajjaj.Besos